Alta hechiceria, bajas expectativas

Naberu: La era de los seis.

Aeneas LaCroix
Bardo del Colegio de Glamour

Sobre el Autor:

Aeneas LaCroix, de la compañía mercantil LaCroix de Waterdeep, es un estudiante del arte y antropólogo. Después de graduarse del Nuevo Colegio de Olamn, dedicó su vida al estudio de las leyes y mitologias de otras culturas. Durante sus viajes se entregó al servicio de la Corte de Verano como su heraldo. Siguiendo las enseñanzas de Los Siete, Aeneas ha llegado a Naberu con la intención de entender la maldición que rige a estas tierras.

El camino del expedicionario

Desde mi llegada a estas tierras, he caido en cuenta de como estas han sido reclamadas por la oscuridad; la mayoría de los viajeros, que aquí hemos llegado, no hablamos mucho de nuestro pasado. Presiento que los aventureros, ahora expedicionarios, han tomado esa hambre de fama, gloria y oro, y la han usado para remplazado todo indicio de lo que fueron en el pasado.

Como escolástico que soy (o intento ser), debo considerar desde mi posición (bastante cómoda por cierto) que estas tierras malditas han sacado lo mejor de nosotros. Los que abandonamos una vida para responder a un misterio mas grande; nosotros que día a día nos refugiamos en excusas para seguir arriesgándonos, mientras que realmente tememos más de aquello que dejamos atrás, y que de aquello que encontraremos en estas tierras peligrosas.

Nosotros, los que acudimos al llamado del Gremio Expedicionario.

Buena fortuna para aquellos que se han encontrado a sí mismos en Naberu… ¡Aun en la muerte!. Pues, la paz interior puede llegar de muchas formas, algunas más permanentes que otras.

Aquí, en el Fogón del Dragón, la solidaridad entre los expedicionarios es incuestionable. No importa que tan duro seas, cuantas batallas hayas vivido o de donde vengas. Te prometo que de poder compartir en la alegría con la que se celebra el regreso a Antaras de cada expedición, la emoción te robaría una sonrisa o hasta una lagrima. He visto piratas compartir el pan con artesanos, acólitos cabalgando junto a herejes, inclusive a estudiantes del arte chocar tarros con bárbaros de las montañas; Elfos, orcos, humanos, nacidos draconianos, todos, aferrándonos a nuestro destino, celebrando la vida y reconociendo que lo único que realmente tenemos con certeza, es un final asegurado a lado de nuestros hermanos y hermanas del gremio. Donde más que colegas, somos compañeros. Más que aventureros, somos expedicionarios. Mas que un gremio, somos una unión forjada en sangre y fuego. ¡Y reto a estas tierras a que lo intente porque tal vez nos pueda doblar, pero nunca romper!

Sin embargo esta unión no comienza o termina aquí. Esta camaradería es solo una consecuencia más de la iniciativa por combatir los peligros y estudiar estar tierras misteriosas de Naberu. Una iniciativa que comenzó a varios cientos de millas lejos de Antaras, al noroeste de Faerun, en la Costa Espada.

El consejo de los cinco

Cuando las primeras noticias sobre la reaparición de este continente llegaron a Waterdeep, los eruditos de Candlekeep investigaron hasta el ultimo pergamino sin haber encontrado respuesta alguna; expediciones de reconocimiento se llevaron a cabo por la compañía de mercenarios del Flaming Fist, ni con los hechizos de los adivinos de Blackstaff pudieron observar mas allá de la neblina que cubría este continente.

Esto ocasiono un gran numero de movimientos entre la gente de poder en los meses consiguientes; hilos fueron jalados, peones movidos y favores reclamados. Y así, las cinco grandes facciones, en su competencia por influencia y poder, buscaron entre sus filas a los agentes mas competentes para negociar una “alianza” que les permitiría unir todos sus recursos y colaborar para descubrir el origen de este enigmático evento.

De izquierda a derecha. Símbolos de Los Harpers, Orden del Guantelete, Enclave Esmeralda, Alianza de los Señores, y Zhentarim

Los Harpers, la Alianza de los Lores, los Zhentarim, la Enclave Esmeralda y la Orden del Guantelete, se reunieron en un consejo de emergencia que bien fue conocido como el consejo de los cinco. Una alianza forjada por necesidad, mas que por solidaridad. El objetivo era atender el peligro que podría significar la aparición de esta isla continente que ahora conocemos como Naberu. Durante la reunión se llego a un veredicto, y según rumores ninguna facción confiaba que las otras lideraran la iniciativa para recopilar, estudiar y cultivar la información sobre lo sucedido a estas tierras malditas. Así que en su lugar se creó un cuerpo independiente que se encargaría de esta labor, ¡claro esta! bajo la instrucción y supervisión de éstas cinco facciones, pues todos tenían el interés de presenciar la operación y la necesidad de tener un pie bien plantado en resolver el misterio mas grande de los reinos.

Vajra Safahr de la Alianza de los Lores

Vajra es quien originalmente se haría cargo del Gremio, sin embargo fueron las protestas de los otros miembros del consejo quienes optaron por no comprometer demasiado poder a una sola facción. Si bien Vajra aparenta juventud y su inocencia, fácilmente lo remplaza con sus talentos y una serie de habilidades que la han ayudado a convertirse en la heredera del báculo de Blackstaff en Waterdeep, la orden de magos mas prestigiosa de Faerun. Describir su talento en el arte como prodigioso no da crédito a sus habilidades. Si eso no hace de Vajra una represente digna de este consejo entonces habrá que mencionar la agudeza con la que ha logrado navegar y manipular las políticas de la Alianza de los Señores, para ser ella quien recibiera el apoyo total de la facción con mayor influencia y recursos de Faerun. Vajra busca dirigir los esfuerzos del consejo para el bien de las naciones que representa.

Dahl Peredur de los Harpers

Aún con el acceso al poder arcano y las enormes cantidades de recursos invertidos por las otras facciones, les ha sido imposible recaudar, cultivar y curar información sobre Naberu a la misma velocidad que hacen Harpers. Esto se lo deben a Sir Dahl, un anticuario y antes paladín del conocimiento (no se sabe el por qué fue expulsado de su orden). Su experiencia resolviendo los misterios de Faerun lo llevaron a descubrir la biblioteca perdida de Tarchamus, un monolito de conocimiento arcano perdido, el cual fue destruido por él mismo para evitar la tentación de tal poder en otros. Con espías y magos en cada esquina de estas tierras, ademas de sus talentos naturales para resolver cualquier acertijo, Dahl se ha vuelto una pieza esencial para el consejo y espera mantener a raya las agendas de las otras facciones (en especial a los Zhentarim), así asegurando que los esfuerzos del consejo mantenga el bien común como su prioridad.

Mara Kalaliv de los Zhentarim

Poco se sabe de la líder medio elfa del poderoso e igualmente peligroso Guantelete de Hierro, la secta de monjes dedicados a seguir las enseñanzas Bane, dios de la tiranía. Entre los rumores que pocos se atreven a decir sobre ella, se cuenta sobre las fortalezas y tierras que ha sometido para los Zhentarim tan solo con susurrar al oído de sus señores, se habla sobre los enemigos que prefirieron bajar sus armas y rendirse ante su sola presencia en los campo de batalla por miedo a una represalia. Una mujer pragmática, con la disciplina y poder suficiente para darle sustento a cualquier advertencia dada; si alguien puede igualar con sus mercenario a los números del ejército de la Alianza de los Señores son los Zhentarim. Y solo los Zhentarim se adentrarían a los mas profundos y oscuros de los lugares por una respuesta. Con los recursos humanos y económicos para dominar estas tierras, se cree que Mara dispondrá de ellos para someter y no para obviar los peligros de Naberu.

Deeland Winterhound & Loska de la Enclave Esmeralda

Deeland es un explorador nato, un hombre reservado con una perspicacia sin igual. Acompañado de un lobo invernal llamado Loska, Deeland ha pasado gran parte de su vida en los bosques y montañas al norte de la Costa Espada. Respetado por los antiguos guardianes de la naturaleza y los señores de las grandes ciudades por igual, este agente de la Enclave Esmeralda busca resguardar el orden natural por encima de todo. Se dice que hasta dragones cromáticos han temido asentarse en las tierras protegidas por este misterioso hombre. Siendo de los primeros en pisar Naberu, él fue el responsable de hacer este lugar habitable, purgando la maldición de esta ciudad que ahora llamamos Antaras. Ningún miembro del consejo se ha tomado esta misión tan personal como él, quien pretende regresar estas tierras a la normalidad. Así haciendo de la Enclave un miembro imprescindible para la misión y de Deeland el miembro más respetado por el consejo.

Sir Lanniver Strayl de la Orden del Guantelete

Con profunda devoción hacia Tyr, dios de ley y justicia, Lanniver es un firme defensor de las fuerzas del bien en Faerun. Un hombre ingenioso y de un humor que se manifiesta en los comentarios irónicos que incomodan al resto del consejo. Sir Lanniver es un hombre de gran valor, imposible de sorprender. Lo ha visto todo. Fue él quien lidero las cruzadas en contra de los Principes Demoniacos en el Underdark, donde perdió su mano. Cicatriz que lleva con orgullo y honor para la gracia de Tyr. Su bondad y honor esta reflejado en los hombres que lo siguen. Caballeros, clérigos y paladines que buscan purificar estas tierras, comprometidos a dar el ultimo sacrificio para la protección de los hombres y mujeres de bien. Su fé y genio militar no tiene igual, su sola presencia hace sentir a Antaras un lugar seguro. La experiencia de la Orden del Guantelente para enfrentar peligros de otros mundo los vuelven el bastion de esperanza de esta batalla contra lo desconocido. Entre sus filas, hombres y mujeres de fe, aquellos escuchados por los dioses que manifiestan milagros, aquellos paladines que han jurado proteger nuestras almas y los hospitalarios que atienden a nuestros heridos despues de cada expedición. Sir Lannyver cumple el rol de consciencia y espiritu en el consejo, y cuando él habla… mas les vale a los demás escuchar.

Mesa para seis

Los hombres y mujeres de poder tomaron asiento, pero ninguno queria que siguiente hiciera el primer movimiento o diera la primer bocanada. Por meses discutieron sobre algun plan para la iniciativa, pero cada propuesta era mas vulgar y politica que la otra. Se habló de una expurgacion de las tierras malditas, de una empresa para saquear de los tesoros y recursos de la isla, de una campaña de colonización y conquista, y de encontrar la forma de regresar a la isla de donde vino.

Ninguna faccion pretendia ofrecer sus recursos a otra. Asi que en el primer acuerdo hecho por el consejo se pidio a un cuerpo neutral, los eruditos de Candlekeep, altamente respetados por todos en el consejo, que enviaran a un competente quien pudiera funcionar como supervisor de un cuerpo independiente que unificaria los esfuerzos del Consejo de los Cinco. La sorpresa cayó, por una parte, en el personaje quien se presentó en nombre de Candlekeep, y por otro lado en cómo el consejo de los cinco terminó por agrandar su circulo de confianza agregando una silla mas a la mesa, y comprometiendo parte del poder investido en el consejo.

Escudo del Gremio de Exploración de Naberu.

Overseer Yaphyll – Gremio Expedicionario de Naberu

Con la recomendación personal del Guardian de los Tomos de la biblioteca de Candlekeep, Yaphyll fue presentada al consejo de los cinco como la dispuesta para liderar los esfuerzos por resolver el acertijo de estas tierras. Con su rostro escondido detras de esa lugubre mascara, Yaphyll o mejor dicho nuestra Overseer, tomo el mando del gremio el mismo dia que se presento al consejo. Haciendose cargo de las decenas de magos, curistas, eruditos, archivistas, burocratas, anticuarios, escribas, arqueologos, cartografos, exploradores y expedicionarios (nosotros) que contemplamos el cuerpo del gremio. Personalmente creo que como antigua Zulkir de Divinacion de Thay y leal imperalista, se encuentra sobre-calificada para una tarea como ésta. Hablamos de la unica Zulkir (o ser viviente) que enfrentó a Szass Tam y vivió para contarlo. Se cree que de ahi viene la necesidad de ocultar las cicatrices de aquella terrible batalla. Una lastima, pues existen rumores de que detras de su mascara se podria encontrar un hermoso rostro que se ha mantenido gracias a los hechizos de prolongacion de vida. Si bien su lealtad pretendia un tema de desconfianza entre las facciones, siendo que Thay se considera enemistado de todas las facciones implicadas, sin embargo rapidamente se hicieron los compromisos necesarios para declarar las motivaciones de nuestra ahora-lider. No se sabe que se negoció en aquella sesion del consejo, pero si sabemos que Yaphyll es la hechicera de los reinos con mas experiencia en el Spellplague, aquel evento que se originalmente hizo desaparecer la isla de Naberu de nuestro mundo. Y ademas sabemos que ninguna de las facciones se atreveria siquiera a imaginar en sabotear los esfuerzos de Yaphyll para entender el sortilegio aqui oculto. Su poder arcano se encuentra muy por encima de cualquier miembro del consejo. No existen secretos que puedan esconderse de su poder y su experiencia liderando una nación tan volatil como lo era Thay, hace que gestionar el personal del gremio sea uno de sus menores problemas (O al menos eso cree ella).

Trabajar bajo el mandato de la Supervisora no es tan malo. Hay que llenar muchos reportes y documentacion, lo sé, y hay que leer unos cuantos mas, y a veces, al ver los documentos llegar a las oficinas del Gremio con esas manchas de sangre, agujeros de flechas de goblin, quemaduras de hechizos magicos, me hace pensar en la mortalidad del cuerpo expedicionario. Por otro lado, al ver al mapa, cada dia con una milla más ya explorada, con una montaña más ya conquistada, y con un misterio más ya resuelto, solo puedo pensar en el excelente trabajo que hemos logrado todos en conjunto.

Y Yaphyll sabe que todo esfuerzo debe ser recompensado, y por ello todo tesoro ya catalogado, estudiado y debidamente curado, si no es de uso esencial para el gremio sera entregado para ser usado en los esfuerzos expedicionarios. Mientras que el resto de las facciones nos ve como aventureros irresponsables y preligrosos para nuestro propio bienestar, para la Supervisora somos la herramienta clave que terminara resolviendo el misterio de ésta maldicion. Si a veces me pregunto si solo somos una estadistica para ella, solo hace falta tomar mi Staff of Healing, que se me entrego con directa autorizacion de la Supervisora, y recordar los rostros de mis colegas que he salvado gracias a ello.

Share This:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.