Alta hechiceria, bajas expectativas

TIEFLING’S: “El Linaje de los malditos.”

Tiefling’s para muchos son seres odiados, para otros son criaturas poco comprendidas y para los demás pues son aventureros de un linaje maldito, muy raros de encontrarlos en un sitio por mucho tiempo, excepto en algunas regiones de los reinos olvidados donde han podido hacer del mismo su hogar, mientras que otros han encontrado su lugar en grupo de aventureros.

El manual del jugador los define como: “Los Tiefling’s se derivan de líneas de sangre humanas, y en el sentido más amplio posible, pues todavía se ven como humanos. Sin embargo, su herencia infernal ha dejado una clara huella en su apariencia.

La mayoría tienen grandes cuernos que toman cualquier variedad de formas, algunos tienen cuernos rizados como un carnero, otros tienen cuernos rectos y altos como los de una gacela, y algunos en espiral hacia arriba como los cuernos de un antílope.

Ellos tienen colas gruesas, de cuatro a cinco pies de largo, que azotan o enrollan alrededor de sus piernas cuando se enojan o se ponen nerviosos. Sus dientes caninos son puntiagudos, y sus ojos son colores sólidos: negro, rojo, blanco, plateado u dorado, sin esclera o pupila visible. Sus tonos de piel cubren todo gama de coloración humana, pero también incluye varios tonos de rojo o azul.

Su cabello, cayendo en cascada desde atrás sus cuernos, generalmente son oscuros, de negro a marrón oscuro, rojo, azul o morado.”

<button class="glide__arrow glide__arrow–left" data-glide-dir="

Hace cientos de años, los líderes del imperio humano de Bael Turath hicieron pactos con diablos para consolidar su dominio sobre su enorme territorio, esos humanos se convirtieron en los primeros tiefling, y gobernaron su imperio en nombre de sus maestros infernales.

Con el tiempo, Bael Turath entró en conflicto con Arkhosia, el antiguo imperio de los dragones, y décadas de guerra dejaron a ambos imperios en ruinas, la gran capital de Bael Turath fue derribada.

 Los herederos de las dinastías nobles sobrevivientes que gobernaron el imperio fueron los primeros tiefling, pero su línea de sangre está contaminada por sus conexiones diabólicas que pasando a sus descendientes a través de todas las generaciones.

Aunque muchos de ellos eran forasteros y algunos nativos de los planos infernales imbuidos de la magia de este, a menudo a través de la descendencia de demonios como los yugoloths (También llamados daemons), diablos y deidades malvadas, se manifiesta este linaje maldito, muchos eran conocidos por su astucia y encanto personal, lo que los hacía excelentes engañadores, así como líderes inspiradores cuando se dejaban de lado los prejuicios.

Las contrapartes celestiales se llaman aasimar criaturas de descendencia celestial.

Llevando la mancha del mal en sus almas, son perseguidos y temidos en la mayor parte de Faerûn, aquellos con alteraciones físicas graves a menudo son asesinados al nacer e incluso aquellos con rasgos físicos menos notables a veces son asesinados por sus propios padres horrorizados.

Ocasionalmente, un tiefling nace de alguien indiferente a su apariencia, decidido a redimirlo, dispuesto a explotarlo, o lo suficientemente malvado como para no preocuparse por su naturaleza, y estos tienen más probabilidades de sobrevivir hasta la edad adulta, la mayoría son malvados, pero algunos han logrado superar la influencia de su línea de sangre para tomar sus propias decisiones sobre el bien y el mal.

Los mismos son los descendientes distantes de un humano y algún extraño externo, como un demonio (generalmente un marilith o succubus), un diablo (generalmente un erinyes, gelugon u otro diablo), una bruja nocturna, rakshasa, incluso un sirviente o una deidad malvada (algunas de estas criaturas deben usar magia para asumir una forma que sea compatible con una pareja humana, por supuesto).

Se conocen mezclas de elfos (llamados fey’ri), orcos (llamados tanarukk) y otras razas, tocadas por el demonio y contaminadas de manera similar, como la mezcla con enanos (denominada maeluth) y la mezcla con los haflings (conocida como wisplings), pero estas son razas distintas y no son verdaderos tiefling.

Debido a que los mismos nacen de muchas criaturas diferentes, es difícil saber si dos de ellos están relacionados, y debido a que muchos de ellos provienen de líneas de sangre demoníacas, incluso dos descendientes de demonios similares o el mismo demonio podrían verse muy diferentes, tienen las mismas categorías de esperanza de vida y edad que un humano.

La mayoría provienen de líneas de sangre originarias de Mulhorand y Thay, aquellos provenientes de Mulhorandi descienden de sirvientes o manifestaciones de Set o Sebek, mientras que los de Thay suelen ser el resultado de alianzas con demonios de todo tipo.

La apariencia física a menudo dependía de la ascendencia exacta que lo generó, una línea de sangre que podría haber permanecido latente durante generaciones, los más diabólicos o demoníacos podrían, además de los cuernos y colas comunes, poseer una lengua bífida, piel curtida o escamosa, el olor a azufre o carne inusualmente cálida.

Algunos de apariencia diabólica también lucían patas o pezuñas de cabra, aquellos descendientes de Rakshasa podrían tener piel peluda u ojos felinos pero la mayoría tenían solo una o dos de estas características.

Muchos no descendían de simples demonios, sino de dioses poderosos, a menudo estos tenían sus propias características físicas que los diferenciaban.

Aquellos engendrados por Beshaba (La diosa de los accidentes, mala suerte y las desgracia), por ejemplo, a menudo tenían astas en lugar de cuernos y cabello blanco pálido, los engendrados por Mask (El dios de las sombras y los ladrones.), por otro lado, eran conocidos por su tendencia a no emitir reflejos.

En Thay (Una nación magocrática misteriosa y terriblemente poderosa en el este de Faerûn),suelen ser nietos de poderosos magos que nacen como parte de algún esquema de poder, y generalmente pasan sus vidas como esclavos o peones a ambos lados de la familia (aunque se rumorea que Nevron, el zulkir de la conjuración, es uno de ellos), en cualquier caso, los tiefling de estas dos regiones generalmente se parecen a la raza humana de sus padres, con sus rasgos inhumanos que los hacen destacar de otros thaylandeses o mulhorandios.

Sin embargo, se cree que Nergal (el dios del inframundo) engendró al menos un niño antes de que fuera asesinado durante las Guerras de Orcgate hace más de dos mil años, y es posible que algunos hombres y mujeres de Unther todavía lleven la línea de sangre de esa deidad malvada, los magos de de esta region también pueden ser responsables de algunos engendrados también.

En el año 1358 DR, un aquelarre de brujos conocido como el Toril Trece realizó un ritual que maldijo a la mayoría de los linajes tiefling, estos demonios, diablo, brujas y rakshasas, entre otros, con la “sangre de Asmodeus”, cambiando su linaje original con el de el mismo archidemonio. Esto se hizo para hacer de Asmodeus se convirtiese en un dios racial, asegurándole suficientes seguidores para alcanzar poderes divinos.

Después del Spellplague (Plaga de los hechizos) en 1385 DR, cuando Asmodeus se convirtió en dios, la magia del ritual entró en vigor en todo Toril y luego la mayoría que vivían en el siglo XV DR eran del linaje asmodeano, todos con una apariencia diabólica similar.

Antes de la ascensión de Asmodeus a la divinidad, la sangre infernal se podía diluir a través del matrimonio, pero después, la unión de un tiefling con otra raza siempre producía un hijo tiefling.

En los últimos años del siglo XV, los vínculos de otras líneas de sangre comenzaron a nacer de nuevo, pero el linaje asmodeano seguía siendo el más numeroso por un amplio margen en el momento.

Los mismos tenía una serie de habilidades que su herencia diabólica les había regalado, en general, eran criaturas atractivas e inteligentes, con un aura seductora a pesar de su ascendencia obviamente malvada. En gran medida, los mismos eran más capaces de engañar que una gran cantidad de razas, pero estas no eran sus cualidades dominantes.

Estos también tenían una resistencia innata al calor y tenían una pizca de sed de sangre que les daba una ligera ventaja en el combate, estos también tenían acceso a una habilidad conocida como ira infernal, que canalizaba su ira innata y su potencial de maldad en sus ataques para una mayor efectividad, a estos últimos se les llamo warfiend (Diablos de Guerra).

Algunos también aprendieron a desbloquear aún más su potencial diabólico, brotando alas como las que llevan muchos demonios, diferenciándose notablemente de los demás.

Muchos también tenían la habilidad innata de lanzar un hechizo de oscuridad gracias a su ascendencia infernal, aunque no toda la raza exhibió este rasgo.

La mayoría sabían desde una edad temprana que eran diferentes de los demás a su alrededor, muchos fueron dados a impulsos y deseos extraños debido a su ascendencia inusual.

Pocos se criaron con el amor que un niño humano normal podría esperar recibir y esto convirtió a la mayor parte de la raza en individuos amargos que esperaban el eventual rechazo de todos los que conocen.

Mientras que algunos seguirían este camino hacia el mal, otros lo rechazaron de todo corazón y buscaron tener un buen impacto en el mundo que los rodeaba, convirtiéndose a veces en los personajes más heroicos de todos.

Sin embargo, pocos pudieron mantener esta disciplina, y la mayoría de ellos cayeron en algún punto entre ambos extremos.

Debido a que la mayoría generalmente desconfiaban en todo el mundo, debido a su herencia diabólica, muchos eran desconfiados y autosuficientes.

También son orgullosos y reservados por naturaleza y poseían un comportamiento oscuro. Desafortunadamente, esto solo ayudó a promover la reputación que tenían de ser parias sociales y sinvergüenzas poco confiables.

Sin embargo, los miembros de otras razas encontrarían que una vez que demostraran amistad y confianza, sería rápidamente correspondido por completo. Una vez que se forjó ese vínculo, rara vez se rompía.

Estos viven como parias, temidos por su malvada herencia y, a menudo, actuando de manera apropiada para su ascendencia, aprenden a mantener a las personas a distancia y a ocultar lo que las hace diferentes.

Al igual que otras razas que fueron el resultado de la mezcla de dos o más razas, no tenían una cultura verdadera que pudieran llamar propia. Sin embargo, había muchas características arquetípicas que no eran necesariamente innatas.

Esto incluye su actitud con respecto a su herencia, y aunque algunos de ellos lo aceptaron, otros fueron rechazados por muchos, forjando dos estereotipos comunes.

Son personas amargas que esperan el rechazo eventual de incluso sus mejores amigos y fácilmente caen en vidas de crimen, depravación y crueldad.

Miran a los verdaderos demonios y otros extraños malvados con envidia y miedo, aunque algunos rechazan su sangre contaminada y buscan la luz

Los antiguos traficantes, que estaban orgullosos de su pasado diabólico, a menudo estaban fascinados por los eventos oscuros y siniestros que tocaron el mundo, pero no eran necesariamente malvados ni estaban dispuestos a perpetuarlos.

Algunos de este tipo optaron por usar su conocimiento del mal y sus propias habilidades diabólicas para frustrar estas tramas y esquemas oscuros, mientras que otros buscaron aprender más y emular estas malas acciones.

Muchos de ellos estaban avergonzados o incluso asustados de su herencia y solo deseaban escapar de la sombra que los acechaba como resultado, algunos hicieron esto constantemente haciendo el bien, como para compensar el mal que los engendró.

En cambio, algunos se escondieron e intentaron pasar desapercibidos a medida que pasaban por el mundo, prefiriendo ser ignorados y olvidados antes que ser notados y convertirse en un objetivo debido a su pasado.

Independientemente de sus motivaciones, a menudo desconfiaban el uno del otro, a veces incluso se arrojaban las mismas ideas preconcebidas que otros tenían sobre ellos.

No muchos triunfan por mucho tiempo, y muchos más se deslizan a un lugar cómodo a medio camino entre el mal y el bien, pero aquellos que trabajan para ser buenos, y son bien alineados probablemente trabajen más duro.

A pesar de esto, muchos deseaban secretamente tener otro tiefling cerca, aunque solo fuera para experimentar algún pequeño tipo de parentesco, algunos de estos se reunieron como socios en el crimen, mientras que otros fueron buscados por buenos que esperaban redimir a otros de su raza.

Aquellos que buscaban poder a través de la magia arcana eran con frecuencia brujos.

Sin embargo, los lanzadores de hechizos arcanos de todo tipo sintieron una atracción hacia las energías diabólicas de los planos, mientras que los magos de esta raza comúnmente se especializan como adivinos con el propósito de buscar el conocimiento de los planos inferiores, o para convocar a los espíritus oscuros a quienes llamaban parentesco.

Un nacido fuera de los Antiguos Imperios o Thay, o uno cuyos viajes la han llevado lejos de esas tierras, generalmente toma un patrón afín apropiado para su nuevo país.

Aquellos que eran religiosos eran muy variados, ya que ningún dios tenía más influencia sobre ellos que cualquier otro, aunque Asmodeus como señor de la raza diabólica de los demonios, puede acercarse a uno.

Los mismos no tienen una deidad racial común, pero a veces adoran a poderosos diablos, demonios o cualquier ser divino al que sirva su antepasado (o ese ser en sí mismo, si el antepasado es una deidad).

Beshaba, la Dama de la desgracia, atrae a muchos, pues esta diosa malvada y hermosa ha creado algunas líneas de sangre a lo largo de los siglos, aquellos que adoran a esta diosa lo hacen porque creen que tienen mala suerte de haber nacido como lo que son y buscan transmitir esta desgracia a los demás.

Muchos tiefling malvados canalizaban sus emociones oscuras hacia la agresión a menudo también se encontraban al servicio de Cyric. Antes del Spellplague y la posterior desaparición del dios, Gargauth también atrajo a un gran número de fieles que buscaban venganza, al igual que Mask, que reunió a de ellos que eran ladrones a su iglesia, incluso algunos son adoradores de Shar, asi como Gargauth, quien atrajo a aquellos con un gusto por la venganza.

Si bien Cyric no ha engendrado ningún linaje desde su apoteosis, los asesinos, ilusionistas y aquellos atraídos por el conflicto y la agresión debido a su herencia a menudo le adoran.

Se sabe que Gargauth, el dios de la corrupción, la traición y la crueldad, se disfraza de extraño útil, se hace amigo de una buena mujer en circunstancias difíciles y la deja justo antes de que dé a luz a su hijo mestizo.

Estos hijos del mal emulan las prácticas de su padre, por lo que el linaje de Gargauth tiene muchos vástagos en Faerûn, es adorado por aquellos que buscan destruir a un rival odiado (posiblemente un templo que los hostigó cuando eran jóvenes) o aquellos que buscan ganar poder muy rápidamente.

En general, son muy lentos para confiar en los demás y siempre desconfían de que un amigo de repente se convierta en enemigo, los Aasimar a menudo desencadena un miedo instintivo o repulsión en hacia ellos.

Los Devas (era una especie de ángel o aasimon) a menudo tuvieron una reacción similar, lo que dificulta que los miembros de cualquiera de esta raza que interactúen exitosamente entre sí, los medio orcos son las únicas razas tolerantes que toleran fácilmente, ya que son la única raza mixta común que se burla tanto como los tiefling, aun así, no es más probable que confíe en un medio orco, es más probable que entienda su perspectiva.

No comparten un lenguaje común, algunos aprenden Infernal o Abisal, aunque como la mayoría no tienen idea de dónde proviene su línea de sangre, a menudo eligen el idioma racial incorrecto.

Generalmente aprende el idioma de sus padres y puede aprender otros idiomas apropiados para su región, todos los tiefling están alfabetizados, excepto los bárbaros y los plebeyos.

Como resultado de la interferencia diabólica con los humanos, no tenían una verdadera patria y se encontraron en todo el Toril, sin embargo, en Mulhorand y Unther (fue uno de los viejos imperios en el este de Faerûn) antes de que ambas naciones fueran devastadas por el Spellplague, aunque se decía que la población de este último había sido muy exagerada.

También tuvo una gran presencia en Thay, donde muchos eran esclavos. Los mismo que fueron descubiertos en la tierra a menudo se convirtieron en peones en las luchas entre los zulkirs de Thay, a quienes sirvieron como asesinos, ladrones y espías. Sin embargo, en la toma de control de Szass Tam (Poderoso lich y miembro de un grupo de ocho Zulkirs que gobernaron el país de Thay) se expulsaron a muchos de la región.

En el siglo XV, se encontraron con mayor frecuencia en Narfell (un país en la parte oriental de Faerûn), donde se creía que la raza apareció por primera vez en la antigüedad, y Alto Imaskar (un imperio que se alzaba sobre las ruinas destrozadas de Mulhorand), aunque muchos también fueron bienvenidos en Tymanther (una sección desplazada del Abeiran), gracias a la política de tolerancia racial de los nativos de dragones.

Otros se aliaron con los sirvientes genasi de Memnon en Calimshan (una nación que cubría la esquina suroeste de Faerûn), donde fueron una valiosa adición a la guerra del efreeti contra su rival Calim. También se encontraron muchos a lo largo de la Costa de la Espada, particularmente en la cosmopolita Puerta de Baldur, así como en partes de la Costa del Dragón.

En Aglarond (un estado magocrática en la parte más al sudoeste del este inaccesible), la raza solo fue tolerada a regañadientes como enemigos de Thay.

Share This:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.